PRESENTACIÓN

"--¿Cuál es la función del poeta en cualquier sociedad, Rubén?
--Es un poco como… como un ropavejero desprestigiado. Qué es lo que hace el poeta: de repente en un día de mal humor, o de buen humor, se pone junto a su máquina de escribir y dice lo que le pasa. Y cuál es su esperanza: que eso mismo le pueda pasar a los demás. Entonces, lo que está haciendo es crear un conjunto de harapos para que los pobres puedan ponérselos alguna vez y sentirse un poco menos pobres. Eso podría decir".

Rubén Bonifaz Nuño.



jueves, 4 de febrero de 2016

EL LENGUAJE COMO EL ELEMENTO MÁS HUMANO DE LOS PUEBLOS






A lo largo de la historia, siempre que una civilización quiere sojuzgar, dominar o aniquilar a otra, lo primero que destruye, contamina o prohíbe es el lenguaje. El lenguaje es elemento más humano que un pueblo posee.  Foucautl condiciona, en el hombre, la creación de un mundo simbólico al lenguaje:

 

“[El hombre en cuanto ser vivo]… dado que tiene un lenguaje, puede constituirse todo un universo simbólico en el interior del cual tiene relación con su pasado, con las cosas, con otro, a partir del cual puede construir también algo como un saber (en forma singular, ese

saber que tiene de sí mismo y del cual las ciencias humanas dibujan una de las formas posibles). Así, pues, es posible fijar el sitio de las ciencias del hombre en la vecindad, en las fronteras inmediatas y todo a lo largo de esas ciencias en las que se trata de la vida, del trabajo y del lenguaje”. p. 541





Fuente: Michel FOUCAUTL, Las palabras y las cosas, Ed. Siglo XXI, 2002, p. 541


miércoles, 3 de febrero de 2016

METAFÍSICA: LA CIENCIA COMO EL ARTE DE EDUCAR





Es interesante el papel fundamental que Aristóteles le da al educador. Es la acción del hombre lo que lo hace sabio. La acción que va más allá de la experiencia y se convierte en modelo de actuación:

“En definitiva, lo que distingue al sabio del ignorante es el poder enseñar, y por esto consideramos que el arte es más ciencia que la experiencia, pues aquellos pueden y éstos no pueden enseñar.
10 Además, de las sensaciones, no consideramos que ninguna sea sabiduría, aunque éstas son las cogniciones más autorizadas de los objetos singulares; pero no dicen el porqué de nada; por ejemplo, por qué es caliente el fuego, sino tan sólo que es caliente”.


Fuente: ARISTÓTELES, Metafísica (Edición electrónica: www.philosophia.cl / Escuela de Filosofía Universidad ARCIS), Trad. Valentín García Yebra, A Lib. I, cap. 1, 981b.

PRIORIDAD DE LOS PARADIGMAS




El autor analiza la dinámica conceptual y cómo intervienen en los procesos científicos los paradigmas y las reglas. Ellas pueden sujetarse o asentir ante los paradigmas pero con relación a las reglas o prescindiendo de ellas, o no racionalizándolas.

            Todo científico está sujeto a la “tradición” científica: “Los científicos nunca aprenden conceptos, leyes y teorías en abstracto y por sí mismos”. p. 85

 

            A veces los científicos parecen contraponerse hasta cuando se sujetan a los paradigmas. Esto sucede porque, dependiendo de la rama científica, cada uno tiene una recepción propia de los paradigmas.

            Kuhn habla de las diferencias entre ciencia normal y la investigación científica: la primera puede dar novedades fácticas, y la segunda novedades teóricas.

            El paradigma puede no acertar; puede no ser previsible. El rumbo que marcaba al científico se puede desviar. Esto se debe a que hay serendipia en la investigación científica.

El científico ve lo que otros no. Pero corre el riesgo de alejarse de la innovación; entre más esotérico se vuelve el conocimiento, más se aleja de la innovación teórica. El cambio del paradigma depende de que tan preciso sea y el alcance que tenga.





Fuente: T.S. KUHN, Las estructuras de las revoluciones científicas, FCE, México, pp. 79-110.
 

LA MAYÉUTICA Y LA HUMILDAD

Pintura de Ricardo Martínez
 
 
 
 
 
Una de las virtudes de Sócrates (<<El mejor hombre y más virtuoso que haya existido>> según Platón) es la humildad. Así lo muestra en el Teeteto cuando compara su labor con la de una partera:
 
“Eso es así porque tengo, en común con las parteras esta característica: que soy estéril en sabiduría. Muchos, en efecto, me reprochan que siempre pregunto a otros y yo mismo nunca doy ninguna respuesta acerca de nada por mi falta de sabiduría, y es, efectivamente, un justo reproche. La causa de ello es que el dios me obliga a asistir a otros pero a mí me impide engendrar”. Teet. 150 c.
 
Más aún, Sócrates se asume como un instrumento de algo superior. Como un demiurgo al servicio de la divinidad y se asume él mismo como infecundo.
 
 
Fuente: Teeteto, 150c. en PLATÓN, Diálogos V, Parmenides, Teeteto, Sofista, Político,  Ed. Gredos, España, 1999.